Iniciativa que se replica en otros países.

DWS hace donación a Fundación que acoge a niños con cáncer.

La situación por la que atraviesa Chile en los últimos meses no ha sido indiferente a DWS, empresa que entrega soluciones tecnológicas a organizaciones de todos los tamaños y sectores, tanto a nivel privado como gubernamental.

Por lo que conociendo las urgencias que tienen instituciones de bien público, y la atención de prioridades en las que se encuentra abocado el Gobierno, DWS decidió redirigir los fondos destinados a la cena anual y presentes de fin de año para clientes y proveedores, a alguna Fundación de ayuda social.

La elegida fue la Fundación Casa Familia, cuya misión es acoger a niños de provincia, que estén recibiendo un tratamiento contra el cáncer en el Hospital Luis Calvo Mackenna, permitiéndoles vivir este difícil proceso en compañía de sus madres o padres; otorgándoles alojamiento, alimento, apoyo espiritual y emocional; y asesoría respecto del cuidado especial que necesitan.

Se definió en conjunto con la Fundación la entrega de Tabletas, que los niños podrán usar para el reforzamiento de sus materias académicas como también en forma recreativa. Además, DWS brindará en forma gratuita el soporte y la implementación de los programas que requiera el equipo multidisciplinario que trabaja en la Fundación.

“Este año redestinamos los fondos de agasajos en un proyecto social. Lo hicimos en nombre de nuestros partners, clientes y de nosotros mismos, ya que nos llena de orgullo realizar este tipo de actividades”, comentó Katherine Parra, Gerente de Marketing de DWS, quien Junto a Hency Castro, especialista en marketing, hicieron la entrega de las tabletas.

A su vez, la directora ejecutiva de la Fundación Familia, Mónica Gana, agradeció enormemente el aporte que realizó la empresa, ya que era una carencia bastante requerida por los niños.

“Me llena de esperanza que, a pesar de la contingencia vivida, se sumen nuevas empresas a la labor social.  Además, agradecemos la forma que lo hizo DWS, con la voluntad de buscar que cosas necesitábamos, como fue la donación de tablets, que complementa la educación que los niños reciben en la Fundación.  Es una tremenda herramienta para ellos ya que muchos de los pequeños están postrados”, comentó.

Katherine, por su lado, confirmó que esta idea la están replicando en distintos lugares de Latinoamérica, como es el caso de Argentina, Perú y México, que también se han visto muy convulsionados este último año. `Los cambios reales parten por ahí, desde lo más doméstico y cada uno aportando su granito de arena´, destacó.

Carolina Ruiz, Directora Social, también agradeció la rápida entrega de los dispositivos móviles, ya que es una herramienta que se usará en distintas áreas. Destacó además la labor que cumple la Fundación que se encarga de todas las necesidades de las familias que están pasando por el duro proceso de enfrentar la enfermedad. La casa ubicada en Ñuñoa, puede acoger a 30 niños -desde los 6 meses hasta los 18 años- con un progenitor, padre o madre. Comentó además la pronta creación de una nueva sede de acogida para niños en etapa terminal que requieren cuidados paliativos.  Casa Luz, será el primer hospicio pediátrico en Latinoamérica.